Si quieres vender tu inmueble de forma rápida y con las mejores condiciones, tienes que saber que hay una serie de errores que se repiten una y otra vez y que pueden acabar arruinando una operación inmobiliaria como la de vender tu casa, piso, apartamento, oficina, etc.

El error principal es el precio inicial de venta.  A la hora de decidir el precio, conviene ser realista y poner un precio que permita cerrar la operación en el menor tiempo posible.

Es imprescindible que el inmueble se ofrezca en todas partes al mismo precio, ya que hace muy mal efecto de cara al comprador que el inmueble esté a diferentes precios en según qué sitios.

Hoy en día, si algo no está en precio, los potenciales compradores ni siquiera llaman ni conciertan cita, y sin visita es imposible vender. La típica frase de “a tiempo de bajar siempre estamos” ya no funciona en la situación actual.  Esta mentalidad corresponde a un mercado alcista propio de hace años.

Los primeros días son muy importantes para vender una propiedad

Las tres primeras semanas de publicidad de un inmueble son cruciales para conseguir comprador rápido porque el sistema informático lo manda automáticamente a toda la cartera de clientes registrada en nuestra base de datos de demandantes. También está demostrado que los días siguientes a poner un cartel en tu propiedad son cruciales para cerrar la operación cuanto antes, ya que el número de llamadas que se reciben al principio son de compradores objetivos que van buscando la zona y tienen mucho interés en esa ubicación. Si la oferta es atractiva, concertarán visita cuanto antes, si no, no habrá clientes.

Si pasan los meses y tu inmueble no se vende, pasará a estar “quemado”, comercialmente hablando. Además, hoy por hoy, toda la publicidad y agencias están informatizadas, de manera que los clientes cuando buscan, se ponen un límite de precio en el programa, y todo lo que esté por encima de ese precio, sencillamente no existe porque ni siquiera lo van a ver ya que el programa no se lo va a ofrecer.

Evita redondear el precio, es preferible que ponga un precio de 290.000 € que de 300.000 €, no sólo por el efecto psicológico sino también porque tu inmueble aparecerá antes en una búsqueda en Internet ordenada por precio y no se perderá en un mar de inmuebles que están en 300.000 €.

Si no tienes claro qué precio ponerle a tu inmueble, nosotros te podemos dar una valoración gratuita.  Ten en cuenta que actualmente gran parte de los propietarios tienen unas expectativas de precio demasiado altas:

Bien porque le tienen una alta estima a tu inmueble, ya sea porque el vecino, el portero o el panadero les han contado que se vendió un inmueble parecido por mucho dinero…

…Quizás porque han comparado precios de inmuebles similares anunciados en Internet…

…O bien porque otra agencia inmobiliaria les ha dicho que ellos pueden vender tu inmueble por ese precio o incluso más.