Cómo sacarle partido a su casa para venderla al mejor precio

Te mostramos en esta página algunos consejos prácticos de gran utilidad para vender tu inmueble de forma efectiva y en menos tiempo:

El home staging, o “puesta en escena inmobiliaria” es el proceso en el que se realiza una puesta a punto de tu propiedad y podríamos hablar de una técnica de marketing que permite preparar correctamente un inmueble para su venta o alquiler.

No consiste en personalizar la vivienda a gusto del actual propietario o propietaria, sino en realizar una decoración neutra y simple, con el fin de atraer al máximo número de compradores o inquilinos potenciales. Por tanto, no busca transmitir la belleza de la propiedad, sino garantizar una venta rápida, eliminando las posibles críticas que podrían realizar el comprador.

El “home staging” busca que el posible comprador o futuro inquilino se sienta como en su casa y que se imagine en el momento de la visita ya viviendo en ella.

Además, gracias a esta técnica no puede conseguir una venta más rápidá de la vivienda y, además, conseguir un mejor precio de venta por ella.

Para ello hay que seguir los siguientes pasos:

Mantener limpia la vivienda

Es muy desagradable entrar en una casa sucia y desordenada. Limpiar es fácil, barato y efectivo. No olvides limpiar también los cristales, es imprescindible para poder apreciar las vistas al exterior, pero sobretodo es muy importante para que entre luz natural al interior.

Eliminar los malos olores

Neutralizar los olores de animales, del tabaco o de frituras, o al recoger objetos que estorban, facilitará al posible comprador que se imagine en su futuro hogar. Si la casa no está habitada, conviene airearla de vez en cuando, especialmente antes de una visita, tener un ambientador a mano o conectado permanentemente en diferentes enchufes o utilizar ambientadores con detector de movimiento. Para evitar los malos olores provenientes de los sifones, deje correr el agua por los desagües, tira de la cadena de los WC y déjelos con la tapa cerrada.

Resultado de una acción de "Home Staging" en Valencia

Despersonalizar la vivienda

Los espacios deben ser sencillos y nada recargados. Si hay demasiados elementos decorativos, puedes provocar un efecto de recargamiento, lo que tendrá una consecuencia negativa sobre el visitante cuyos gustos no coincidan con este estilo. Es indispensable despersonalizar la vivienda, eliminando pósters, fotos de familia, retratos o colecciones de objetos. Según esta técnica de marketing, cuanto más personalizada esté la vivienda, más riesgo de reacción negativa existe por parte del comprador.

Hay que evitar estilos demasiado marcados, como el estilo moderno o demasiado tradicional. Lo mejor es decorar la vivienda entre un estilo antiguo o contemporáneo y prestar atención a detalles como un juego de café sobre la mesa de la cocina o algunas revistas dispuestas en el rincón del sofá. Estos detalles encandilarán al posible comprador o inquilino que se imaginará de inmediato disfrutando de esos pequeños rincones de la casa.

En caso de viviendas procedentes de herencia, deshazte de todo aquel mobiliario viejo u objetos personales o ropa de la persona que habitó esa casa, claramente no le va a gustar al visitante intuir que ahí ha fallecido alguien recientemente. Existen empresas que vacían viviendas en un solo día e incluso de forma gratuita.

Si optas por vaciar la casa o llevarse algunos muebles o cuadros, piensa en pintar a continuación y no antes, ya que las marcas que dejarán esos objetos en las paredes, así como clavos vacíos darán una mala imagen a la vivienda que parecerá que haya sido despojada.

Espacio y luz, mucha luz

Colocar velas perfumadas, cojines suaves, un jarrón con flores frescas o una serie de cuadros será suficiente para causar buena impresión. Como la mayoría de los compradores buscan espacios luminosos lo mejor es abrir bien las cortinas y persianas, así como encender todas las luces, con el fin de obtener exceso de luz y crear una atmósfera de comodidad. Asegúrate de que las persianas, cortinas y luces funcionan correctamente.

Reparaciones

Para tener éxito en la venta de la propiedad, sobre todo lo primordial es rehabilitar contraventanas en mal estado, cristales rotos, tejas rotas, fugas en el baño, etc. No se trata de reformar la casa, sino de que no haya nada roto.

Es aconsejable renovar lámparas o enchufes. Hay que tener en cuenta que normalmente el comprador desea firmar por una vivienda “llave en mano”, no por una vivienda abandonada, o que necesita remodelación.

Vaciar y pintar

Pintar de BLANCO la casa puede suponer un verdadero cambio de cara a los visitantes. Evita pintar con colores fuertes o estridentes, el blanco SIEMPRE es la mejor opción. De la misma manera, si la vivienda tiene un suelo característico y destacable tipo parquet, mosaico o mármol, es muy recomendable pulirlo, abrillantarlo o vitrificarlo ya que causará sensación de buena calidad, amplitud y limpieza.

Pero de poco sirve hacer brillar el continente (las paredes y suelos) si no hacemos lo mismo con el contenido. Por eso hay que desterrar las cortinas rasgadas o polvorientas, las manchas en la alfombra, colchones manchados o con rodales, almohadas viejas o amarillentas, la suciedad en el sofá o los muebles rayados. En caso de venta de una vivienda amueblada, estas cosas son de VITAL importancia. Si hay algo que no puedas recuperar, no lo dude, sustitúyalo o tírelo.

La entrada a la casa también es esencial para el posible comprador, con lo que es necesario ordenar la entrada y hacerla acogedora, pues es lo primero que ve el visitante. El salón también es un lugar estratégico de la casa, por lo que los muebles demasiado voluminosos sobran. Así, el visitante ve más espacio en el salón, una de las primeras dependencias que ve nada más entrar en la casa.

Si estás viviendo en el inmueble que quieres vender ten en cuenta, además, conseguir la óptima temperatura durante la visita.

Cuando vayas a recibir la visita y siempre que las prestaciones de la vivienda lo permitan, pon la calefacción si hace frío, pero especialmente el aire acondicionado si hace calor, si no el futuro comprador no se centrará en el inmueble, sino que querrá salir de él cuanto antes.

Animales de compañía

No a todas las personas les gustan los animales, ten en cuenta que el visitante puede ser alérgico o simplemente tener miedo a los animales. Si tienes animales de compañía, intenta dejarlos al cuidado de otra persona que esté fuera de la casa durante la visita o si no es posible, déjalos atados o cerrados en algún balcón que se pueda ver a través de un cristal, no tiene sentido no enseñar al comprador la terraza que es un elemento fundamental de la casa porque haya un perro encerrado en ella. Si es tu vecino el que tiene perro y éste ladra cada vez que hay alguien en el rellano, no dudes en pedirle el favor de bajar al perro a la calle durante la visita, incluso ofrécele bajarlo tú mismo ¡seguro que hasta te lo agradecerá!

Además, utilice ambientadores para neutralizar el olor, tenga en cuenta que las personas que habitan con animales están acostumbradas a su presencia y olor, pero un visitante que viene del exterior, puede apreciar el olor a animal nada más entrar.

Mejor si no hay nadie durante las visitas

Siempre es aconsejable que los propietarios estén ausentes durante las visitas. El motivo es que a los compradores les resulta violento invadir la intimidad de una familia. Si hay habitantes, suelen visitar la casa rápido y sin fijarse bien porque tienen la sensación de que molestan o simplemente se sienten demasiado observados. Además, los clientes querrán ser educados con el propietario y pocas veces confesarán qué inconvenientes le ven a la propiedad, lo que dificulta el cierre de la operación, ya que pueden ser inconvenientes con fácil solución desde el punto de vista del agente inmobiliario.

Ruidos no

Intenta que tu propiedad sea un remanso de paz y tranquilidad para que el futuro comprador se relaje, se pasee por ella y se vea viviendo ahí. Apaga la televisión y los electrodomésticos. Cierra ventanas que den a calles con ruido de tráfico. Si tienes perro, bájalo a la calle durante la visita. Intenta que no haya ruido de niños gritando, lloros, jolgorio o algarabía, especialmente si su inmueble da a un colegio o a un parque, evita las visitas en las horas de recreo o ruido.

Además, puedes poner una música ambiente relajada estilo chill out o clásica a bajo volumen. En todas las tiendas ponen música para incitar a los consumidores a que permanezcan en la tienda y compren, esto es exactamente lo mismo.

En caso de que no estés presente durante las visitas, nuestros comerciales velarán por enseñar la vivienda con arreglo a estas indicaciones, así que no dejes de poner en práctica nuestros consejos. Si no dispones de tiempo para poner a punto su vivienda, no dudes en pedirnos un presupuesto personalizado y nosotros lo gestionaremos todo.