El brusco frenazo en la economía derivará, seguramente, en una recuperación rápida acompañada de ajuste de precios

La irrupción en nuestra comunidad global y nuestro estilo de vida del COVID-19 nos debe hacer pensar desde una nueva perspectiva y responsabilidad social, lo cual debería convertirnos en una sociedad más fuerte. Valores como la solidaridad y el compromiso afloran estos días desde cada ventana y deberían quedarse y fortalecernos.

La última gran crisis que nos ha tocado vivir fue la que se inició en 2008 con la caída de Lehman Brothers y nos afectó durante más de un lustro. Pero no se puede comparar con el escenario presente, puesto que estamos ante una crisis sanitaria, provocada por el también conocido como “CoronaVirus“, que afecta a toda la economía mundial y todos los sectores y, en principio, es temporal. Por tanto, una vez podamos superar las circunstancias tan terribles que nos rodean, es responsabilidad de los gobernantes, políticos y nosotros mismos, atenuar la crisis económica en la medida de lo posible.

Buscador de pisos, casas, viviendas,... en venta o alquiler en Valencia y provincia

Una crisis global por el COVID-19 de la que también se verá afectada nuestro sector inmobiliario


Respecto al sector inmobiliario, la pérdida de confianza general hará que se retrasen muchas decisiones, tanto del comprador como del vendedor.

El comprador aplazará su decisión de compra: aquel que se planteaba cambiar de casa para mejorar su vivienda, esperará unos meses para ver cómo evoluciona el mercado; el inquilino que estaba pensando en comprar por el alto coste de su renta, seguirá de alquiler, por temor a perder su trabajo y su fuente de ingresos. No obstante, el comprador o inversor con dinero dispondrá de grandes oportunidades.

Agente inmobiliario de confianza y profesional en Valencia

Por su parte, los vendedores estarán a la expectativa, pero el que quiera vender tendrá que ajustar el precio, porque el mercado le obligará a ello si no quiere estar con su propiedad a la venta más de un año.

Sin embargo, el mercado inmobiliario no se detiene y hay que estar preparado. Simplemente se trata de un paréntesis, una pausa, una tregua hasta que pase esta crisis sanitaria.


Un tiempo convulso pero del que saldrán muchas y nuevas oportunidades inmobiliarias en Valencia y toda España


Porque como mencionábamos antes, la situación en nada se asemeja a la de 2008, que era una crisis bancaria. A día de hoy los bancos quieren seguir dando hipotecas, están deseosos de hacerlo, y lo harán durante los próximos años en unas condiciones muy competitivas, con intereses muy bajos y con tipos fijo muy interesantes.

Esto hará que aquellos, y son muchos, que tengan y conserven su trabajo, especialmente los trabajadores por cuenta ajena y funcionarios, dispongan de una ocasión inmejorable de comprar una vivienda en condiciones excelentes. Los autónomos lo tendrán más complicado, no hay que engañar a nadie. Nos dirigimos a un mercado de cambio, repleto de muchas oportunidades inmobiliarias tanto en Valencia como en todo el territorio nacional.


Las redes sociales, las páginas webs y el SEO para superar la crisis del CORONAVIRUS en España y especialmente en el mercado Inmobiliario.

Las nuevas tecnologías como aliadas para salir rápidamente de la crisis

También es posible que el confinamiento en el que nos encontramos favorezca el desarrollo y auge de nuevas tecnologías para comercializar la venta de propiedades. Ya hace tiempo que están en marcha las visitas virtuales, aunque no están totalmente implantadas, y la gente dispone ahora de más tiempo que nunca, pero con la imposibilidad de salir a la calle para hacer visitas. Los portales inmobiliarios y las webs de las agencias están registrando más visitas que antes. Es cuestión de tiempo que los compradores empiecen a realizar reservas “a distancia” para no perder su nueva casa. Ya hemos tenido los primeros casos.

Seguir mejorando nuestra implantación en redes sociales, web,… es clave para aprovechar esta época y prepararse para futuro

Resumiendo, nos encontramos en una situación nueva para todos, pero transitoria, aunque obligará a realizar cambios y replantear las decisiones de todas las partes implicadas en el sector inmobiliario. Lo más probable es que 2020 sea un año de ajustes, pero que 2021 arranque con mucha fuerza, si bien siempre con la moderación y corrección de precios que obliga la oferta y la demanda.