En más de una ocasión nos hemos encontrado con la satisfacción de encontrar la propiedad inmobiliaria que nos interesa y pasamos a la tarea de cerrar el trato con la mayor de las garantías.

Sin lugar a dudas, lo primero que puede pasar por nuestra cabeza es presentar una propuesta de compra o una reserva por la propiedad seleccionada.

Llega el momento de hacer una propuesta o reserva de la propiedad

Tanto en el caso de propuesta como en el de reserva, por supuesto ambas acciones se tienen que llevar a cabo con un documento por escrito, (“Las palabras se las lleva el viento”) y con entrega de un depósito el cual otorga validez y peso a la intención manifestada en el documento.

IMPORTANTE: Antes de presentar oferta o reservar hay que pedir una nota simple actualizada de la propiedad y asegurarnos de la titularidad y cargas, si las hubiera.

En el caso de que la propiedad se esté comercializando por un agente inmobiliario, éste debe facilitar una nota simple actualizada con no más de 3 meses de antigüedad, la cual certifica el estado de cargas, servidumbres y anotaciones que pueda tener el inmueble.

En el caso de que la propiedad la esté vendiendo un particular, habría que asegurarse y verificar mediante nota simple y DNI de la persona que nos está abriendo la puerta, si realmente la propiedad es suya.

“No sería la primera vez que se han llevado a cabo estafas donde personas que tienen llaves de una propiedad se hacen pasar por propietarios, cogen reservas de compra y cuando tienen el dinero desaparecen”.

Muchos pueden ser los gastos que estén asociados a una propiedad y nos podemos encontrar sorpresas cuando compramos sin los servicios de un abogado especializado o un agente inmobiliario profesional: gastos de comunidad, IBIs de la propiedad, tasas de basura, facturas de suministros pendientes, derramas de comunidad aprobadas anteriormente, etc. Así que hay que prestar mucha atención con estos temas.

Buscador de pisos, casas, viviendas,... en venta o alquiler en Valencia y provincia

¿Qué debe contener como mínimo una propuesta de compra u oferta por una propiedad?

En una propuesta de compra u oferta debemos detallar por escrito como mínimo.

  • Comparecientes.
  • Propiedad detallada con datos registrales y catastrales.
  • Precio ofertado.
  • Plazo para tomar la decisión de la Propuesta de Compra.
  • Depósito entregado en la Propuesta de Compra.
  • Plazo fijado para la firma del contrato de arras.
  • Plazo fijado para elevar a escritura pública desde la firma de arras hasta la firma en notaría.
  • Desglose de pagos e impuestos que pertenecen a cada parte.
  • Condiciones particulares, si las hay, para la presente Propuesta de Compra.
  • Inventario fotográfico del estado y enseres de la propiedad de la que se presenta la Oferta de Compra.

La única diferencia que hay entre Propuesta de Compra y Reserva es que en la Propuesta presentamos un precio diferente al ofertado por la parte vendedora (generalmente a la baja) y en la Reserva aceptamos dicho precio como válido y detallamos el resto de condiciones.

Es importantísimo que busquemos el asesoramiento de un profesional para este tipo de gestiones, ya que estamos hablando de inversiones de gran cuantía monetaria y relevancia como para arriesgar. Si no tenemos los conocimientos necesarios podemos tener una gran pérdida y una gran sensación de decepción.

Una anécdota sobre una trato de compra inmobiliario…

Todavía recuerdo la conversación con un amigo que terminó comprando una propiedad por su cuenta, estuvimos visitando varias propiedades y al final se decantó por una propiedad que vendía un particular sin agencia inmobiliaria. A mi amigo Paco le daba vergüenza decirme lo que le había pasado, y cuando pasaron 3 meses desde su compra mientras tomábamos un café me confesó:

– ¿Te acuerdas que andaba con ganas de comprarme una casa en la zona de la Ciudad de las Ciencias?

– Claro que me acuerdo.

– ¡Pues no te lo vas a creer!

– Tú dirás.

– Resulta que compré una propiedad que se anunciaba por particular. La casa estaba preciosa y tenía unos muebles fantásticos. Visitamos la propiedad, le hicimos una oferta al vendedor y éste nos dijo que ese precio era de la propiedad, pero que no entraban los muebles.

– Te entiendo. Ya verás, te veo venir.

– Pues resulta que el día que fuimos a notaría, le dijimos al propietario que queríamos ver la propiedad antes de firmar para ver cómo había quedado y, para nuestra sorpresa, cuando entramos al piso ¡se había llevado hasta los muebles empotrados¡. Pero lo mejor de todo es cuando llegamos al baño, y el tío se había llevado hasta los lavabos porque decía que como iban los lavabos iban encastrados en los muebles, pues los lavabos también formaban parte del mueble. ¡Flipamos¡. Le dijimos que eso no era lo que habíamos hablado y nos dijo el vendedor que ya había vendido todos los muebles de la propiedad a una tienda de segunda mano para sacar más dinero y que si nos echamos atrás perderíamos las arras entregadas. Todo eso después del follón de tasación, papeleos con el banco y todo listo para ir a firmar a notaría. Mi mujer estaba que le daba algo. No teníamos intención de quedarnos con los muebles, pero nos dejó la casa fatal.

Este es el tipo de anécdotas que nos encontramos habitualmente por lo que insisto.

De una forma u otra nuestro consejo:

DÉJATE ASESORAR POR UN PROFESIONAL CUALIFICADO A LA HORA DE LLEVAR A CABO UNA OPERACIÓN DE COMPRA O VENTA INMOBILIRIA